sábado, 15 de enero de 2011

Una desgracia en la vida

Nadie, en varios kilómetros a la redonda, sabría decir su nombre, la imagen, al acercarse por aquellos lugares donde quedaron desolados por el fuego y la explosión de la central química ubicada a pocos pasos de cada pueblo, era tétrica;  sus habitantes estaban desconcertados y atónitos, los más mayores  debido a  la desgracia vivida habían olvidado sus recuerdos, su vivencia  y  perdidas sus pertenecías;  fue tal el susto que para muchos supondría el fin de los tiempos felices, donde sus tierras daban cultivos y en el campo celebraban siempre una vez al año la fiesta en honor a las cosechas.
Miren E. Palacios
Bilbao a 7 de Enero del 2011

No hay comentarios: